Opinión

now browsing by category

Artículos de opinión

 
Posted by: | Posted on: marzo 6, 2015

Prisma de ciudadano.

Y como las Navidades, llegaron las elecciones…

Hoy, en una de mis habituales conversaciones con uno de mis vecinos y amigos, he recogido lo que podríamos llamar la “teoría y práctica del votante desencantado”. Si se me permite, quisiera exponerla.

Hacía tiempo que no tomábamos un algo juntos y hoy ambos hemos podido regalarnos la mutua compañía. Persona de cultura insondable y mente brillante, me ha embestido como un búfalo en la sabana del Serengueti. Tras cursar la comanda, mi amigo ha empezado una encíclica casi papal y sin anestesia, me ha operado a corazón abierto…

Ha repasado nuestro inmediato universo político, ha rememorado los gobiernos de nuestro municipio (Sant Joan Despí) desde los años ochenta hasta ahora y ha mostrado su extrañeza por no haber percibido un incremento del compromiso y el activismo de la ciudadanía. No se ha ahorrado críticas a todas las formaciones tradicionales y a las que ahora hablamos de regeneración. Me ha invitado a que le indicase qué debería hacer un vecino como él para introducir, en conciencia, una papeleta u otra en la transparente urna de plexiglás.

Miren ustedes, tras asentir a sus palabras, he verbalizado lo siguiente: “¿La verdad?, la verdad es que yo, metido como estoy en esto que llamamos política, bajo el prisma de un ciudadano, no votaría”. Silencio, mirada incrédula y frente a mí una sonrisa llena de sorna. Muchas veces, por buenas que sean nuestras intenciones, nos vemos obligados a poner punto en boca y aprender. Así ha sido y el maestro, sin duda, se ha mostrado como un gran psicólogo social.

En un bar de barrio se ha descrito con detalle lo que es y lo que debería ser. En un pueblo del Baix Llobregat alguien ha estructurado un discurso que hace tiempo hice mío pero que me llena de alegría saber que es compartido. Siendo cierto que el sentido común es el más escaso de los sentidos, hoy ha decido que se niega a extinguirse…

“Mira, es hora de dejar los fuegos artificiales, es momento de dejar los discursos y hablar de cuestiones prácticas. Es necesario que los vecinos analicemos lo que se nos dice y lo que se nos promete para poder repartir patadas y confianzas a partes iguales”.
Un alumno no interrumpe al sabio y llegados al primer silencio, he hecho un ademán invitando a que continuase con su clase magistral.

“¿Sabes?, veo que se recurre al frentismo, a ponerse en valor en base a desprestigiar al contrario, al cacareado tú más y en definitiva, a decir lo que haga falta para llevarse el gato al agua”.
Por mi parte, seguí asintiendo y callando. Pero el monólogo se fue tornando denso…

“Ahora es momento de ser prácticos, de valorar la honradez de las personas que se llaman políticos y de analizar de forma exhaustiva sus propuestas. Hay que invertir tiempo en leer a fondo los programas, debemos evitar quedarnos con el presente y viajar al pasado para observar qué han hecho y dicho los que nos sonríen sin mirarnos. Mira, es el momento de exigirnos ser un poco cabrones. No debería ser así, pero nos han mentido, nos mienten y lo peor de todo es que la culpa es nuestra”.
Llegados a este punto ya era yo el que tenía la sonrisa acerada y empecé a notar que mis cuerdas vocales vibraban. Hice un esfuerzo y mantuve la boca cerrada.

“En un pueblo como este hay que acercarse a los candidatos, a la persona que hay tras la fachada de las siglas y sin duda pedir toda la información, exigir que las propuestas sean concretas y lo más importante, que dejen de excusarse en que si la Generalitat no hace esto y lo otro o en si el Estado es más justo o menos. ¡Coño!, ¿no estamos hablando de las Municipales?. Es verdad que no se trata de mirarse el ombligo, pero yo creo que nos debe gobernar gente que mire por su pueblo antes que por otra cosa. ¿No te has metido en esto?, pues ahora me explicas que tiene tu propuesta para que la vote”.

Créanme, noté que el cortado estaba frío. Él se lo había tomado en el minuto uno. Pedimos dos más y comencé a hacer proselitismo: “Mira proponemos cuestiones prácticas basadas en datos objetivos tanto a nivel legal como económico. Buscamos espacios de encuentro dejando al margen peleas partidistas propias de los partidos y no de la ciudadanía. Argumentamos la transparencia con nuestra propia realidad cotidiana que nada tiene que ver con los partidos franquiciados que tienen hilos sobre sus cabezas. Nos ofrecemos en base a nuestro trabajo y libres de deudas que pagar. No deberemos rendir cuentas a ningún estamento superior y por tanto seremos creativos en nuestras iniciativas. Explicaremos hasta la saciedad que la prioridad de un gobierno local es la actividad económica para facilitar la más amplia política social. Finalmente abriremos literalmente las puertas del Ayuntamiento para que quien lo desee se sienta en su casa y pueda observar cómo podemos decir NO sin reservas y preguntar ¿POR QUÉ? aunque el hacerlo levante ampollas”.

Tras un silencio, mi amigo levantado el índice como una advertencia me dijo que lo que acababa de decir era casi lo mismo que é había argumentado. Respondí…
“Cierto, así que ya sabes la papeleta que debes meter en el sobre. Recuerda, puedes identificarte con el DNI, el Pasaporte o el carnet de conducir”.

Hemos quedado para hacer el vermut el próximo domingo.

POLÍTICA ES MORAL.

Posted by: | Posted on: febrero 21, 2015

¿Más vale lo malo conocido?…

Si todos los políticos son iguales, si todos los partidos son iguales, si nada va a cambiar, ¿para qué votar?…

Estimados ciudadanos, existe una única razón y de un valor incalculable. Votar es lo único que se ha demostrado eficaz, para bien y para mal, en nuestra democracia.
Todo activismo frente a los problemas o a las manifiestas injusticias sociales, se ha estrellado contra unos gobiernos que han hecho de sus mayorías patentes de corso. Podemos mirar a otro lado y decir que no, que la calle es el escenario de la voluntad popular, pero la realidad es otra, nos guste o no…

Cada cuatro años se convocan elecciones a nivel local, autonómico y estatal, en Europa cada cinco. Es en el momento de esos comicios, cuando un sistema electoral manifiestamente injusto puede ser la trampa de aquellos que pretenden manipularlo. ¿Qué debemos hacer entonces?, ¿a quién hemos de votar para conseguir un verdadero cambio?. Sencillo, primero imponernos la obligación de emitir nuestro voto, pues a pesar de la abstención, la representación se otorga en base a los sufragios de una minoría social (recordemos que un 50% de participación se considera un éxito y lo normal es no llegar ni al 45%).

Primer punto de atención, cuanto mayor sea la participación, más real será la representación social de los cargos electos.
Sin duda la abstención es un derecho, pero atendiendo a la experiencia pasada, en nada afecta a los partidos mayoritarios. Votar en blanco visualiza el descontento frente al sistema, pero abona un terreno estéril. Trocar blanco en siglas podría ayudar a las alternativas con menos votos a tener representación. No incidiré en demasía en los votos nulos, pues estos son escasos y en realidad tienen el mismo efecto que la abstención (en las últimas elecciones al Parlamento Europeo, en mi pueblo, algunos votantes escribieron en las papeletas frases de protesta y tras quedarse muy a gusto, regresaron a casa sin haber conseguido nada de provecho).

Segundo punto de atención, ¿la mayoría absoluta representa realmente a la mayoría social?.
Sin ninguna duda, no. La Ley electoral parece estar diseñada para el bipartidismo. Si desean comprobarlo, revisen los resultados de cualquier elección y verán como partidos con una menor cantidad de votos consiguen más escaños que otros…

Tercer punto de atención, ¿qué opción nos queda para alterar una realidad injusta?
En mi humilde opinión, votar a partidos minoritarios. Romper con ese gesto la estructura del inmovilismo clientelista, en definitiva romper la baraja que hasta la fecha han usado los tahúres conocidos. No vale decir que todos los políticos son iguales, ¿Cómo podemos afirmarlo hasta que no puedan hacer una verdadera labor de gobierno?.

Hemos de informarnos, acercarnos realmente a los candidatos y sus propuestas, analizar los partidos en su espectro más amplio, valorar el trabajo tangible realizado en el verdadero activismo social y entonces, tras ejercer nuestro verdadero cargo de ciudadanos, optar en conciencia en el momento de introducir nuestro voto en las urnas.

No quisiera omitir una obligación autoimpuesta. No esconderé que estoy integrado en una formación política, la misma concurrirá en las próximas elecciones municipales y estoy seguro que soy y somos tan sospechosos como cualquier otro partido que en el pasado se postulase a hacer las cosas mejor. Pero lo cierto, lo que es innegable es que nada del pasado nos lastra el futuro. Siendo así, ¿no creen que iniciativas nuevas merecen una oportunidad?. Interesadamente yo afirmo que sí, pero la respuesta estará, como siempre, en todo y cado uno de los habitantes de mi pueblo…

Cuarto punto de atención, ¿podemos asegurar la eficacia y la eficiencia de los partidos alternativos una vez gobiernen?.
Sin duda la respuesta es sí. En cualquier caso y como ya he reflexionado anteriormente, todo pasa por una masiva presencia de votantes para conseguir representación de esos partidos. De nada sirve una gran propuesta si no se plasma en una representación real en los órganos de gobierno.

De veras, ser ciudadano es un cargo público en sí mismo y como tal obliga. Llegarán los comicios, si no hacemos nada, si damos por bueno que decidan otros, si nos dejamos llevar por la gradilocuencia de aquellos que tienen más recursos para propaganda, para manipular los medios de comunicación, para convocar actos lúdicos y para sonreirnos sin decoro mientras no buscan más que nuestro voto, entonces caeremos en la vieja trampa como conejos frente a los focos de un coche.

Quinto y último punto de atención. Cuando no hacemos lo que toca, viene otro y lo hace por nosotros. No queda otra, el que quiera peces que se moje el culo y han de creerme, por ir a votar nadie ha pillado una pulmonía.

POLÍTICA ES MORAL.

Posted by: | Posted on: febrero 13, 2015

Socialistas. Guerra o revolución.

El gran desafío de la nueva ejecutiva socialista, tras la victoria del Partido Popular en las últimas elecciones generales, era recuperar el control de la situación en sus reinos de taifas y establecer una estructura de poder que pudiese dirigir de forma eficiente, permítanme la licencia, “el esfuerzo de guerra”…

La realidad, como en otras épocas del pasado de España, se ha impuesto del peor modo. Las disensiones internas de los socialistas desdibujaron el objetivo que autentificó su papel. Me refiero a luchar por la justicia social basada en la sociedad del bienestar.

Convertidos en mercaderes e incorporados a las élites extractivas de las que decían defender al pueblo, los responsables de PSOE y sus representantes autonómicos, se abandonaron a la ilícita lucha por mantener el estatus al margen del interés de sus votantes. Como en la Guerra Civil, unos pugnaron por hacer “la revolución y la guerra al mismo tiempo” y otros por “ganar primero la guerra y después la revolución”. El espacio abandonado en el frente, permitió que la derecha más conservadora e involucionista cerrase filas y avanzase sin encontrar resistencia.
Que si galgos, que si podencos…

Las disensiones internas fueron y son continuas. El miedo a perder cuotas de poder llevó al paroxismo, a la ceguera interesada y los votantes, finalmente, despertaron. Sabiéndose huérfanos, se acercaron a opciones que a priori, por nuevas, ofrecían una verdadera posibilidad de cambio. Hasta aquí llego la montura, cansada y escuálida, pero próxima a fenecer y contra todo pronóstico, se entesta en seguir a un galope que ya no puede mantener.

Las traiciones entre dirigentes, los adelantos interesados de comicios como los andaluces, la perdida de la transversalidad en las nacionalidades históricas y la imperiosa necesidad de tapar los agujeros, que en la decencia socialista, ha provocado la innegable corrupción, llevan a que el “socialismo”, cual Saturno, devore a sus hijos…

El avestruz socialdemócrata entierra su cabeza y los factótums socialistas sienten como la soga se les aprieta al gaznate. Podemos es el peor síntoma de la propia realidad. Ya no son ni están y por sorpresa, algunas formaciones vacías de programa, hacen de la caída del gigante su contenido.
De veras, esto ya es pandemia. Lo de Pedro Sanchez y Tomás Gómez en Madrid es tan solo un síntoma, la peste bubónica ya ha afectado a todos los rincones del reino, los barones se limitan a luchar por la propia vida y hasta en los pueblos más pequeños, llegadas las municipales, se darán de dentelladas por conservar los castillos.

En mi ciudad se ejemplifica lo narrado, viejos combatientes desempolvan armas y retornan a la pugna, dicen pretender retomar un pasado digno. Frente a ellos, los que un día fueron cachorros y que con el tiempo han mordido la mano de su amo, es decir el ciudadano. Yo no entiendo nada y lo entiendo todo, ya no son socialistas los que gobiernan, son políticos vacios que faltos de verdades habrán de retirarse.

Decía un cartel de Solidaritat Catalana en 1980 que “la izquierda no hace nada a derechas”. Todo parece indicarlo, ¿pero saben ustedes?, algunos decimos que no es cierto, que el progresismo es la vía y que por mucho que se mire, con la que tenemos encima, no queda otra.

Me gustará salir a la palestra y en mitad de las falsas tormentas ideológicas, afirmar que una sociedad justa es posible. Espero que merezcamos ser escuchados…

Política es moral.

Posted by: | Posted on: diciembre 10, 2014

Vídeo de las preguntas de Societat Justa Despí (S.J.D.) en la audiencia pública del 9 de diciembre de 2014 en Sant Joan Despí (S.J.D.).

Vídeo de las preguntas que hicimos desde Societat Justa Despí (S.J.D.) en la audiencia pública del 9 de diciembre de 2014 en relación al poco detalle de las partidas presupuestarias para 2015.

Posted by: | Posted on: agosto 14, 2014

Cuardeno de bitácora. De Josep Andreu García Cuestas.

El cuaderno de bitácora es un libro en el que los marinos anotaban lo que sucedía durante cada una de las jornadas de navegación. Dicho cuaderno, cuando los barcos no disponían de puente de mando cerrado, se guardaba en el interior de la bitácora (estructura de madera sobre la que se montaba la brújula náutica) a fin de protegerlo de las inclemencias del mar.

Bien, aquí pretendo iniciar la reflexión…
Nuestra singladura como democracia es ya muy larga. Es cierto que no era fácil imaginar la enorme cantidad de corrientes, vientos y tormentas que habrían de acecharla condicionando la integridad de la nave y su carga. En cualquier caso, de quienes nunca podía esperarse nada malo era de la tripulación y de los oficiales al mando. Gente recia, habían de mantenerse firmes en su puesto  y cumplirían anotando en la bitácora todo aquello que enseñase a navegar “viento en popa a toda vela” (con su permiso señor Espronceda).

La realidad, en su pertinaz tiranía, nos ha llevado a embarrancar con la costa. Los restos del naufragio han llegado a la playa de lo inapelable y entre ellos, el cuaderno que describe todo lo sucedido en los turnos de guardia.

Hemos descubierto que los rumbos siempre fueron erráticos, no por desconocimiento, lo fueron por interés. Las tripulaciones, supuestos garantes de llegar a buen puerto, se auto-otorgaron patentes de corso y alteraron las rutas para mercadear a su placer mientras justificaban los retrasos acusando a Neptuno de los castigos que todo el pasaje sufría…

Y lo peor de todo, lo más indigno de la gran expedición naval, fue ver a la oficialía envolverse en la bandera mientras clamaban para que todos salvasen los frutos de su escondida piratería.

La confianza de todo un pueblo ha sido traicionada. Ahora, de pie en la playa, nos preguntamos que podemos hacer para recuperar la preciosa carga que ocupaba las bodegas.

Quizás no podamos fletar grandes naves, quizás no tengamos más opción que aceptar que nuestra flota sea ligera, pero no cabe duda de que podemos aprender de las interesadas y falsas anotaciones en el cuaderno de bitácora. De los falsos rumbos ha de marcarse el correcto y por muy profundo que esté el pecio de nuestro otrora gran bajel, submarinistas irán recuperando poco a poco todo lo que nos resulte de valor.

Buena inmersión…

POLÍTICA ES MORAL

Posted by: | Posted on: marzo 18, 2014

Yo acuso.

“Sólo en soledad se siente la sed de la verdad”. María Zambrano.

Y así es, sin lugar a dudas, el lugar en que hoy malvive la verdad. Un solitario calabozo en el que presa de las mentiras vestidas de certezas, no puede alzar la voz de su desesperación.

Pero si hay algo que no cesa, si hay algo que nunca se acaba, es la eterna promesa de una futura fuga de los muros que la atrapan. Siempre habrá alguien fuera de los penales pretendiendo liberar a una verdad no solo hermosa, también necesaria y costosa. Así pues, ya se nos da el momento de sacar del lodo el agua clara…

María Zambrano nos abre una puerta que ya dibujó su maestro Ortega y Gasset. La verdad, guste o no guste a los que siempre la niegan una o mil veces, “es lo único que esencialmente necesita el hombre”.

Es en nombre de la verdad, de la realidad que nos escupe a la cara en cada jornada, que puestos a decir lo que pensamos, es mejor que lo hagamos sin dilación. No tenemos ya tiempo para lisonjas y medias tintas, se nos acaba el crédito. Así, mejor dejar que las palabras nos hablen de los hechos. Cualquiera será el Hermes que útil resulte, pero hoy por así quererlo, elevo la voz y abrazado a la esperanza de la que antes hablaba, yo acuso…

Yo acuso a todos los que diciendo ser representantes de la voluntad popular, han hecho de ese privilegio una oportunidad de abuso y expolio.

Condeno al desprecio a una clase política que ha tenido la oportunidad de construir una sociedad mejor y que por el contrario ha preferido robar el futuro a los demás para asegurar el propio. Creerán ustedes que pretendo disparar con pólvora de rey a los supuestos monstruos que nos manipulan desde logias secretas, organizaciones extractivas  o poderes fácticos tradicionales. No se lleven a error, yo acuso a aquellos que estando cerca de sus iguales y de la realidad tirana de su entorno, niegan la mayor y miran a otro lado. Nada hay más felón que ver a alguien ahogarse y ahorrarse extender la mano…

Tribunos de la plebe vendidos a los patricios de quien reciben privilegios, están traicionando a sus electores y haciendo que las carencias de estos les inmovilizen las voluntades. Clase extractiva consciente de la indignidad de su posición, lejos de tener vergüenza, parecen mostrar satisfacción ante sufrimientos manifiestos que parecen no tener solución.

Yo acuso por una sencilla razón, acuso por poder hacerlo, acuso por tener razón…

En la ciudad en la que vivo, la ciudad en la que quiero ser y estar, hay muchos que sin ser nada se la llevan de vellón. Todos los que dicen hacer algo, mucho tiempo pasan diciendo y poco laborando. Mientras se hace imprescindible actuar contra las carencias sociales, la falta de empleo y los problemas reales, los plenos sirven para escenificar cuentos. Historias de un mundo perfecto que nada solucionan pero a los actores del libreto parece dejar contentos.
¿Cómo evitar señalar con el dedo a unos cargos electos que pecan por sistema?, ¿cómo evitar la crítica?. Lo siento, no me resulta posible. Yo acuso, insisto, pues mientras gobierno y oposición simulan tener disputas que les justifiquen sus puestos, muchos ciudadanos (permítanme ustedes) las pasan muy putas…

El sistema funciona a la perfección, yo hago y tú miras, tú haces y yo disimulo. Repartamos entre todos y así todos contentos. Brindis al sol resultan norma, llenarse la boca de buenas intenciones que siempre son a futuro parece oficio aprendido y de lo que hay que solucionar en el momento, mejor no hablemos que con decir “no es mi competencia” ya me excuso y a todos contento. Falsos empecinados en parecer santos, con cada día que pasa más se acercan a los infiernos.

Yo acuso la inmoralidad de los comportamientos que diciendo ser legales son, sin lugar a dudas, injustos.

Los políticos locales han de ser la primera linea en todas aquellas cuitas que una población sufre. Los cargos que paren las urnas lo son por  la población que les vota y nunca a la inversa, pues pensar que por ocupar un cargo, este cargo es un derecho, hace que los que lo ocupan dejen de merecerlo. La realidad es la que es y no puede falsearse, pues si la verdad tiene las patas cortas, la mentira aún más…

Hablar de defensa de los derechos sociales y de la maldad de los gobiernos de las instancias superiores al Ayuntamiento, no solo es falaz, es una ignominia que de ser todo más verdad en esta sociedad, debería ser punible, debería ser pecado capital.  ¿Puede un primer edil hablar de justicia cuando le traiciona su propia realidad? La respuesta es sencilla y monosilábica, la respuesta es no. Un no rotundo y crudo que pasado el tiempo crece y ensombrece lo que un día pudo parecer virtud.
Yo acuso a aquellos que trabajando para la sociedad no toman conciencia de la realidad de la misma.
Denuncio a los alcaldes que en mitad de una crisis que ya es guerra abierta y que registra bajas todos días, siguen cobrando dos, tres o más sueldos sin sentir vergüenza. Debo quejarme amargamente de una realidad sucia que se retroalimenta, pues incluso aquellos que podrían alzar la voz desde el interior de los órganos de gobierno, dicen no poder hacer nada con lo que sucede: “Que si no podemos hacer más de lo que hacemos, que si las mayorías inmovilizan, que si estas son las reglas del juego…”.

Yo acuso a las comparsas que en el bienestar de su puesto miran al cielo y dicen no saber nada.

Defiendo que en política se debe ser para poder hacer. Afirmo que en un Ayuntamiento un despacho de concejal (aunque sea sin cartera) debe ser una ventana por la que la ciudadanía observe el interior del consistorio. Yo acuso a todos aquellos que pudiendo airear el edificio, cierran los porticones y se hacen cómplices del silencio. Demasiados años de crisis y seguimos sin saber, pero saber cierto, cuál es el presupuesto real de nuestro pueblo. Fórmulas legales pero opacas se utilizan para acabar diciendo nada.

Yo acuso a los mercaderes que han ocupado el templo de la democracia en mi pueblo.

Les afirmo que a pesar de sus mayorías no son lo que necesitamos. Son comerciantes de favores que les acaban dando réditos. Piensen un poco, miren hacia adentro, ¿realmente creen que se trabaja con responsable sentimiento?, ¿realmente creen que lo primero en sus trabajos es lograr el bienestar ciudadano? La respuesta, si apelan a su conciencia, es no…

Llevamos mucho tiempo permitiendo que algunos se escuden en lo que denominan “voluntad popular”. La política pervierte los mandatos cual una dictadura y acaba estableciendo que ser elegidos es sinónimo de disponer de un cheque en blanco. Parafraseando al insigne Ortega y Gasset, afirmo desde el convencimiento que gobernar en democracia “no es esto, no es esto”. Decir que lo que se nos ofrece es justo es mentir a la descarada, es morir en el intento.

Yo acuso y no ceso. Yo acuso y ofender no pretendo, pues decir la verdad es como levantar persianas y permitir que la luz nos llegue dentro.

Me reconozco la ambición de ganar la confianza de los ciudadanos, me creo capaz y recto. Sé que de ser concejal, sabré hacer lo correcto. Pues tomaré decisiones consciente de que no será mío el puesto, sabiendo que recibo un privilegio y que estaré llamado a iniciar acciones. Sabré que habrán de ser útiles a todos aunque no llegue a ver el final de los proyectos. Pues la política no es una profesión y es el que haya llegado a serlo, lo que la ha pervertido hasta su estado actual.

Decía San Agustín de Hipona en sus  “Confesiones” que existirá la verdad aunque el mundo perezca. Verdad inapelable que hago parte de mi filosofía, no espero perecer, espero vivir unas circunstancias que gracias a la verdad se conviertan en realidades justas.

Yo acuso la falsedad en palabras y obras.

Afirmo que muchos de nuestros representantes no merecen serlo. Digo sin tapujos que deben salir a la realidad del frío social y volver a luchar (si alguna vez lo hicieron) por la verdad. Una verdad que siempre espera poder expresarse, una verdad que nos hace medrar.
Yo acuso a los faltos de memoria, rechazo la demagogia y desprecio a los mentirosos de oficio que nada aportan ya.

Se acaba el tiempo y apelo otra vez a la esperanza que me aportan personas como Horacio Amezúa. Este argentino (hijo de un país que de la corrupción parece haber hecho patrimonio nacional), decía que “todo aquello por lo que luchamos y en lo que creemos -la libertad, la igualdad y la justicia-,  encuentran su máxima expresión en el despacho de un concejal, pues es allí donde todos esos valores se concretan en personas con rostro”.

Aquí quedo tras acusar a aquellos que nunca se sienten culpables. Aquí planto mi puesto y espero que los ladridos me recuerden que sin duda cabalgo.  A disposición de nuestro particular Senado, asumo que me lleguen los Idus de marzo.

Yo acuso. Vengan de frente y no se cubran los rostros con los sudarios del pasado. Los que hicieron los méritos ya no ocupan ningún puesto

POLÍTICA ES MORAL.

Posted by: | Posted on: febrero 18, 2014

CIVITAS VERITATE: Ande yo caliente, muérase la gente.

“Equivocarse es humano, perseverar voluntariamente en el error es diabólico”. San Agustín de Hipona.

Me llamó ayer un amigo a hora extraña para nuestra costumbre. Su voz, al contestar a mi saludo, presentaba matices plomizos. Sin mediar más que un lacónico hola, me espetó: “estoy jodido, quería hablar con alguien”. Y hablamos y mucho en honor a la verdad. Siendo ya viejos soldados, siguen impactándonos los cañonazos de este campo de batalla que nos hemos dado en llamar realidad.

En su labor diaria recibió una visita profesional de la titular de la correduría que gestiona los seguros de la empresa en la que trabaja. Hacía ya meses que no tenían contacto directo y él lo adjudicó a un reparto en la gestión de clientes. De hecho, está muy contento con el agente designado para gestionar sus asuntos. Pero la visita revistió un carácter inesperado, una colaboradora de años, vino a explicar que el motivo de no estar más presente era una tirana enfermedad llamada cáncer…
La afectación estaba controlada pero el tratamiento había sido duro y el agotamiento se le hacía patente en el rostro. Mi compañero, prudentemente, verbalizó algunas preguntas cargadas de interés sincero y entre las respuestas apareció la reflexión que justifica este escrito. La enferma dijo ser una persona afortunada ya que ella y su familia podían hacer frente a un tratamiento que no cubría en su totalidad la Seguridad Social. Afirmó que algunas personas que había conocido durante el amargo momento que vivía, no podían acceder a algunos fármacos por no poder pagarlos. Describió un escenario dantesco en el que unos tienen más opciones que otros ante una enfermedad en función del componente más importante de cualquier medicamento: el dinero.
Me explicó que ambos se emocionaron y llorar fue inevitable. Supe enteneder a la perfección la reacción, pues en mi familia el cancer también segó. Más por encima de la tristeza, las lágrimas eran propias de la rabia, no del dolor…
Tengo suerte con mis amigos, personas en un mundo de gentes, se emocionan, sienten rabia y contrariamente a la mayoría, actúan sin dudarlo en contra de lo que creen injusto. Compartimos trinchera y lucha, observamos unos principios que pretenden ser incluyentes y no soportamos la ignominia de unos gobernantes que llenando bien su panza acaban con los problemas del mundo. Genocidas vestidos de falsa nobleza, matan en silencio y encima pretenden reconocimiento.
Para las personas de bien, permitir el sufrimiento es un error social, para aquellos que nos gobiernan los errores son aciertos y si es otro el que se muere, no hay razón para llorar…
POLÍTICA ES MORAL.

Facebook: Josep Andreu García Cuestas

Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: febrero 6, 2014

Hinchazón malsana.

“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”. San Agustín de Hipona.

Cuando hablamos de los políticos, por alguna extraña razón, proyectamos la vista lejos de nuestro entorno y pareciera que opinamos sobre seres extraños a nuestra realidad inmedita. Sin darnos cuenta, por muchas críticas que a la política hagamos,  parece que vemos pero en realidad, ni siquiera miramos…

Es lógico focalizar en los tótems políticos. Hablar de lo mal que lo hace Rajoy, de que ya se veía venir el desastre con Zapatero, que si Griñán y Artur Mas son truhanes que nos toman o tomaron el pelo, no sería faltar a la verdad pero no debería ser lo primero.

Si observar es el principio del hacer, no queda más que concretar sobre lo que nuestras manos alcanzan. Permitir que la gestión de un municipio quede solapada al hacer de la “alta política”, es el principio que Maquiavelo hubiese utilizado para facilitar que muchos gobiernos locales se lavasen las manos.

Es recurrente y hasta resulta cansino, ver que la constante de la ecuación es el siempre salvador “esto no es de nuestra competencia y nada podemos hacer. Por tanto, comprendiendo lo que se demanda, mostramos nuestro apoyo y buscaremos establecer vías de diálogo con las instancias superiores”…

No tan solo nada aporta el discurso vacío, también el observar que las cortes del reino de taifas que llamamos Municipio, derivan hacia la tiranía y se alejan de la sana Democracia. Pues los plenos se convierten en meros trámites de lo que se pacta calladamente fuera de ellos y cada vez aparece más el “yo” y menos el “nosotros”.

Los alumnos aventajados del despotismo pseudo-ilustrado, acumulando legislaturas, han fortificado poltronas y han aprendido a olvidar que aquello que son, depende y dependerá de una cosa desgastada que se llama “voluntad popular”. Demasiada primera persona del singular en discursos e intervenciones, demasiado se escucha ya el “yo hice, propuse o conseguí”. En esa natural asamblea que ciudadanía se llama, mucho tiempo atrás se decía: “Nos, que somos como vos, y juntos más que vos, os elegimos nuestro Señor y Rey si conserváis nuestros derechos y libertades, y si non, non”.

POLÍTICA ES MORAL.
Facebook: Josep Andreu García Cuestas

Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: febrero 5, 2014

Civitas veritate: democracia infantil.

Los niños deben ser muy indulgentes con las personas grandes”. Antoine De saint Exupery.

Este domingo, en una ya tradicional comida, mi familia se reunió para celebrar lo que en Cataluña denominamos “Els Tres Tombs”. Se trata de la festividad de San Antonio Abad y aún siendo esta el 17 de enero, se escenifica alternativamente en diferentes poblaciones durante casi dos meses. En esa jornada, se bendicen a los animales de pezuña y a también a las mascotas domésticas. El nombre “Tres Tombs” significa tres vueltas, ya que la tradición establece que los animales deben girar tres veces en torno a algún lugar sagrado: la iglesia, una ermita, una cruz, etc.

Tras la algarabía de los más pequeños al ver pasar a tantos animales y la conversación distendida de los adultos, nos dispusimos a comer. Nada novedoso había sucedido en nuestro entorno, la jornada era grata, la comida se demostró deliciosa y entre tanto buen augurio se escuchó una infantil y suave voz que incidía directamente sobre mi persona: “Oye, ¿te puedo explicar una cosa?, hemos hecho un partido político en el colegio y haremos unas elecciones. Igual me ayudas…”.

Las sonrisas de mis tíos, primos y demás familia, componían un poema que lejos de estar bien rimado, avisaba la llegada de una prosa áspera. En definitiva, “ahí te salgas con bien del fangal en el que te están metiendo” era lo que su callada sorna me estaba diciendo.

Claro, claro que te ayudaré, ¿Cómo estáis organizando ese partido?, ¿Qué es lo que queréis proponer a vuestros compañeros?, imagino que queréis hacer cosas nuevas y buenas para todos…

Mi dulce primita tiene nueve años, es de mente viva y talante alegre. No podía ser de otro modo, la idea de hacer cosas buenas le cargó el ánimo todo lo esperado, me miró profundo y espetó: “¿es que hay otra forma de hacer la política?”, imagino que todos los políticos quieren hacer lo mejor para los yayos, para los papás y para mi hermana y para mí…

La mesa empezó a ser jolgorio y yo, chivo expiatorio. Todos miraban y sin palabras insistían, “dale, dale, que te queda mucho todavía”.

Afirmé con convencimiento y sin mostrar grietas, “¡Pues claro Laura!. Para eso sirve la política”. ¿Cómo se llama vuestro partido?. Nos explicó que dudaban en el nombre GPM (Grupo para Mejorar) y PCI (Partido Catalán Incontaminado), que ambas opciones les gustaban y que probablemente harían un “refrito” de siglas. Perseveró en la idea de que sería fácil mejorar las cosas porque lo que se había hecho mal ya les diría como hacer todo bien…

Se rozaba la carcajada en el público y a mi alma se asomaba una amarga tristeza. Me repuse, empecé a hablar, recurrí a los tópicos y por omisión, mentí. Afirmé que así debía ser, que lo que en el “cole” plantearían como un ejercicio para descubrir cómo solucionar las cosas, en la realidad funcionaria seguro, seguro. Como en la fiesta de “Els Tres Tombs” di tres vueltas al sagrado lugar que la Democracia debería ocupar, le di un beso a la aprendiz de cargo electo y sin dilación, me dispuse a devorar el postre. Por cierto, no lo comenté, pero bien repartida, la tarta de crema y frutas alcanzó para todos y llegamos a los cafés totalmente satisfechos. La digestión fue pesada….

POLÍTICA ES MORAL.
Facebook: Josep Andreu García Cuestas

Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: febrero 4, 2014

Cochino jabalí.

“Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren”.  Jean Paul Sartre

La pasada semana, leyendo la información sobre la rotunda negativa de Mariano Rajoy a cualquier posibilidad de negociar una consulta soberanista “ilegal” en Cataluña (y que fue escenificada en la Convención del Partido Popular celebrada en Barcelona) llegué a otra noticia que resultó ser subsidiaria de la que recogía la intervención del Presidente del Gobierno español…

Les diré que por aquellas cosas que tiene una mente retorcida como la mía, vino a mi memoria el artículo 44 de la Convención de Ginebra en relación al trato de los prisioneros de guerra. Dicho artículo versa como sigue: “Los oficiales y los prisioneros de estatuto equivalente serán tratados con las consideraciones debidas a su graduación y a su edad”. En resumen, tendrán un trato de privilegio de acuerdo a su estatus.

Y aquí llegamos a la realidad bien explicada y sin vendas en los ojos, observar debemos. Mientras la tropa es prescindible, a los Estados Mayores ni por asomo se les toca. Pacto entre caballeros que al fin de esta historia, “pertenecemos a la misma clase y nos educamos en los mismos colegios”.

En las dos riveras del río unos gritaban “Santiago y cierra, España” y otros “Visca Catalunya”. Al cabo, enardecer a la tropa es obligación del mando, otra cosa es pretender que la oficialía baje del caballo y luche a tu lado. Teatro, mucho teatro, un mal libreto el representado, pues al día siguiente tranquilos y acicalados, los supuestos contendientes, compartieron pitanza lado a lado.

Casi 260 empresarios y políticos significados en las dos posiciones de la cuestión “Cataluña–España” se reunieron para comer bajo el que se ha denominado “espíritu de la Fonteta” (pueblo de Girona) para buscar vías de diálogo y cooperación. Difícil entender lo pretendido, pues tan solo una jornada antes, pareciera que el odio cualquier comida hubiese malbaratado.

Disculpen lo tedioso de lo que ahora les expondré. Se trata de un cansino listado cuyos nombres les dirán de que iba la bacanal. Asistieron las siguientes gentes de calidad: Artur Mas (President de la Generalitat), Ana Pastor y José Manuel Soria (Ministros del Gobierno), Joan Rosell (Presidente de la CEOE), Esperanza Aguirre (Presidenta el PP de Madrid), Javier Godó (Editor de La Vanguardia), Pere Navarro (líder del PSC), Alicia Sánchez-Camacho (Presidenta del PPC), Josep Maria Pelegrí, Ferran Mascarell y Felip Puig (Consellers de la Generalitat), María de los Llanos de Luna (Delegada del Gobierno en Cataluña), Xavier Trias (Alcalde de Barcelona), Enric Millo (portavoz del PPC), Jordi Pujol (ex presidente de la Generalitat) y su esposa, Marta Ferrusola, Elena Salgado, Rodrigo Rato y Narcís Serra (ex vicepresidentes del Gobierno), Marcelino Oreja y Cristina Garmendia (ex ministros), Joaquim Molins (de CIU), Jordi Vilajoana (secretario general de Presidencia de la Generalitat), Joaquim Gay de Montellà (Foment del Treball y Patronal Catalana), Joan Gaspart (Turismo de Barcelona), Sixte Cambra (Presidente del Puerto de Barcelona), Joan Maria Nin (Director General de la Caixa), Arturo Fernández (Patronal Madrileña), Jaume Guardiola (Banc de Sabadell), Joaquim Coello (Applus), Ángel Simón (Agbar) y Marc Puig (Grupo Puig).

El encuentro de tanta oficialidad viene a recordar aquel refrán tan antiguo que así se entesta en versar: “reunión de pastores oveja muerta”. Pues si de concordia y diálogo pretende tratar esta reunión que celebran cada año, es un puro recordarse que entre ellos no han de hacerse daño. Por cierto, el menú consistió en un civet de jabalí (el “civet” es una receta para carnes de caza que se caracteriza por el marinado previo con vino negro, cebolla y sangre del animal).

Pobre jabalí de las Gavarras que libre correteaba por el bosque, final intuido el tuyo. Muerto casi sin enterarte, troceado y macerado, cocinado con esmero y regado con buen vino, entre todos te comieron…

POLÍTICA ÉS MORAL.
Facebook: Josep Andreu García Cuestas

Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: enero 28, 2014

Civitas veritate: la tributación.

“Mucha buena gente que sería incapaz de robarnos el dinero, nos roba sin escrúpulo alguno el tiempo que necesitamos para ganarlo.” Jacinto Benavente.
 
En la mañana del pasado viernes se dió uno de esos extraños momentos en los que en el mundo parece contener algo más que futbol. Las tostadas y el café con leche cambiaron de sabor y textura, demostraron más sustancia y dieron al saber alimento.
 
Uno de los “vecinos de desayuno” introdujo una opinión (al cabo se trataba de una pregunta) sobre el destino de la tributación de su negocio. Habiendo cerrado el último trimestre del ejercicio 2013, por extraño que parezca, no se lamentaba de lo que debía liquidar a la hacienda pública. Argumentaba que por su parte, “cuanto más pagamos más contentos estamos” ya que eso significaba que la empresa funcionaba, pero incidía en los problemas que cualquier administración parece poner a la puesta en marcha de aventuras empresariales, o al mantenimiento de sociedades o autónomos ya en activo. Pretendia saber lo que con los impuestos pagados, nuestros políticos y albaceas hacían…
 
Me elevé en un discurso que llenó mi boca no de tostadas, si no de teoría bienintencionada y vana como más tarde puedo demostrarse. Apelé al compromiso de todos hacia el sostenimiento de los servicios sociales, en definitiva de la tan necesaria “sociedad del bienestar”. Silencio…
 
Una sonrisa amarga en los rostros y finalmente intervención de quien abrió el llamémosle debate: “Vale, sí, te compro el argumento. Pero…, ¿no crees que lo que pagamos no beneficia a nadie y tan solo sirve para pagar privilegios de los que mandan y liquidar la deuda que ellos mismos nos han provocado?”.
 
Sinceramente, quizás debí forzar un poco más la conversación, quizás debí quemar los barcos, pero me deberán perdonar, me pedí otro cortado…
 
Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: enero 24, 2014

Pleno al 15. Reflexiones sobre el pleno municipal del 22 de enero de 2014 en Sant Joan Despí.

“Los que no quieren ser vencidos por la verdad, son vencidos por el error”. San Agustín de Hipona.

Pocas cosas valiosas me reconozco, pero entre ellas una resalta orgullosa. Se trata de mi consideración de ciudadano.

La ciudadanía, en base a un “contrato social”, cede la gestión de sus derechos y la defensa de los mismos a la clase política que  postulándose a los cargos públicos y tras unos comicios, “gana” un puesto en la administración…

El planteamiento es ajustado a derecho, pero la realidad traiciona lo que el papel soporta. Para decepción de la mayoría, los políticos electos se han disociado del entorno que dicen representar. Pecado de soberbia que no les lleva a ningún acto de contrición, les reafirma en sus errores y pretenden perseverar en sus falacias afirmando la certeza de las mismas.

Demasiado sucede que el gobernante pague con altanería y displicencia la confianza que sus votantes le mostraron. Demasiadas veces observamos que tan solo somos amantes ocasionales de los apasionados trovadores del sufragio cada cuatro años. Lo que durante el noviazgo fue romance perfumado, se convierte en maltrato una vez casados.

Ver a nuestro primer edil acusando a los ciudadanos que representa de apoyar a quienes están detrás de estrategias y subterfugios  dirigidos a cuestionar sus valores u honor, no es más que una excusa para escapar de sus compromisos y evitar aquellas situaciones difíciles que puedan evidenciar sus incapacidades o falta de respuestas.

Sant Joan Despí se merece mucho más que eso. Es de justicia reconocer que el gobierno de una localidad no es sencillo y que se trata una labor poliédrica que requiere de dedicación y esfuerzo. En cualquier caso, las quejas y protestas ciudadanas son un derecho que a todo buen gestor le indican que aspectos de su responsabilidad puedan estar atendiéndose de forma inadecuada. Es menester paciencia en el cargo, diálogo constante, trabajo duro y voluntad, mucha voluntad. Tirar balones fuera verbalizando acusaciones en lugar de buscar y plantear soluciones denota un gran alejamiento de las servidumbres del cargo.

Cuando la sorna aparece en el rostro de un gobernante, la sonrisa que dibuja, nos describe el desprecio en sus pensamientos. Siempre hay tiempo de acometer cambios, también en política, es cuestión de proponérselo y trocar imposición por consenso. De forma serena toca reconocer la propia responsabilidad, mostrar humildad y abandonar la demagogia interesada.

Un Pleno es un espacio investido de dignidad. Llegando la oportunidad, todos los que consideramos que ser ciudadano es un cargo público en sí mismo, observaremos la partida, denunciaremos a los tahúres que falsean encartes y lo jugaremos todo al 15.

POLITÍCA ES MORAL.

Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: diciembre 18, 2013

Vídeo del Power Point de los presupuestos 2014 a las entidades, esquemas mentales y preguntas de mala fe.

En esta entrada podrán ver el vídeo de las preguntas tras la presentación del Power Point de los presupuestos a las entidades de Sant Joan Despí el pasado 16 de diciembre de 2013. Los temas de la Zona Azul en El Eixample y el modo de presupuestar los ingresos en este concepto quedan definitivamente explicados por nuestro máximo representante ciudadano local.

Quedó bien claro que quienes nos oponemos a la Zona Azul estamos en contra del medio ambiente y a favor de la contaminación, que queremos que la gente circule y circule buscando aparcamiento contaminando la ciudad. Esa es la clave de todo, la mala fe de los que preguntan sobre el empleo de nuestro dinero y sobre la gestión municipal.

Hace poco, en la audiencia pública del pasado 11 de diciembre, preguntaron al sr. alcade sobre el coste del acto privado de recepción de entidades (ver vídeos) de la Festa Major (aunque no apareciera en ningún programa). Para el sr. alcalde, preguntar eso lo interpretó como que quién preguntaba quería privar de Festa Major a la ciudad. Ahora todo cuadra, desde este marco mental es lógico deducir y argumentar que quién pregunta sobre la instalación de la Zona Azul en su barrio lo que quiere es contaminar, incluso se mostró sorprendido por la pregunta. No, si la respuesta cae por su propio peso, es impecable.

Mejor que nadie pregunte si hay alguien ha tenido mayor facilidad para conseguir trabajo en función de su militancia o acercamiento a un partido político determinado, hecho bastante improbable en Sant Joan Despí, quizá pueda ser acusado de ir en contra de la creación de empleo y de atacar a los parados, en el mejor de los casos. ¡Ya sería mal fe preguntarlo!

Facebook: Manuel Ruiz Casanellas

Twitter: @MRuizCasanellas

Posted by: | Posted on: diciembre 13, 2013

Líneas rojas sobre la Zona Azul del Eixample.

En relación a la zona azul que ha sido habilitada en en el barrio del Eixample , rotonda cruce de Rambla Jujol y Calle Baltasar de España , quisiera hacer las siguientes consideraciones :

– La forma en que se ha tomado la decisión es sin duda, poco considerada . Fuera bueno tener el prurito de hacer un primer paso informativo a la ciudadanía y contemplar las opiniones de la misma .
– Si las razones son (como argumenta el Consistorio ) de carácter técnico y dirigidas a la activación del entramado comercial , hay otras opciones no obligatoriamente de pago .
– En el entorno de nuestro Municipio se han tomado medidas que han demostrado su utilidad . Me permito citar , como ejemplo , en Santa Perpétua de la Mogoda . Allí, se puede aparcar en la que han llamado ” zona roja ” durante 90 minutos . Pasado este periodo de tiempo , el vehículo debe dejar la plaza que ocupe. Sin embargo , se apoya la vida del comercio y se desliga del pago obligatorio por parte de la ciudadanía .
– La forma en que se están llevando a plazo las regulaciones en Sant Joan Despí hacen pensar un poco más allá . Parecería que dada la realidad de un recorte de las competencias municipales por parte del Estado , el Consistorio busque dotar de contenido la actividad de la sociedad municipal ADSA como gestora de los aparcamientos una vez ha desaparecido la burbuja inmobiliaria .
– Es cierto que los barrios de nuestro pueblo tienen diferentes problemas y causísticas , pero es precisamente por ello que la aplicación de proyectos que afectan a la cotidianidad del municipio , requiere ser consultado a aquellos que se verán afectados o beneficiados por los mismos .
– Tenemos ejemplos recientes. En el barrio de las Planas se ha establecido una comisión mancomunada para hacer una valoración de los beneficios o perjuicios de establecer una zona de aparcamiento controlado y de pago . Opción savia y que se merece reconocimiento. Resultaría de aplicación a cualquier punto de Sant Joan Despí .

Es menester que como ciudadanos tomamos el compromiso de pronunciarnos. Cuando no hacemos lo que toca , viene otro y hace lo que nosotros no hemos querido hacer . EL APARCAMIENTO PUEDE SER GRATUITO Y REGULADO …
2013-12-13 09.05.412013-12-13 09.06.312013-12-13 09.05.072013-12-11 11.14.222013-12-11 11.05.212013-12-11 11.06.25

Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest

 

Posted by: | Posted on: noviembre 28, 2013

¿Política o ciudadanía?

“Todo aquello por lo que luchamos y en lo que creemos -la libertad, la igualdad y la justicia-, encuentran su máxima expresión en el despacho de un concejal, pues es allí donde todos esos valores se concretan en personas con rostro”. Horacio Amezúa

En ocasiones, no tengo más que mirar a mi alrededor para convencerme (disculpen ustedes la presunción), de que casi nadie hace un buen análisis de su verdadero papel en la política local. Si seguimos las declaraciones, explicaciones y acciones de aquellos que ejercen un cargo local o postulan al mismo, podemos observar que no siguen un principio básico, la subsidiariedad.

En un municipio, la incorporación a la política debe obedecer a criterios de proximidad. O lo que es lo mismo, el ciudadano se reconoce como responsable de su entorno y en base a ese compromiso, actúa. Esta ecuación no es de sencilla resolución por la imposición de criterios de política general de los partidos tradicionales o de aquellos, que apareciendo como novedosos, desarrollan su labor clonando las mismas estructuras caducas.

El político local se debería incorporar al trabajo con la voluntad de hacer ciudadanía y no política al uso. El compromiso debería ser grande y con el deseo de establecer criterios de gestión cuyos objetivos y beneficios se circunscriben al ámbito municipal.

No caeré en el error de considerar un municipio como un pequeño reino de taifas que deba vivir de espaldas al escenario que suponen Comunidades y Estado, pero afirmaré sin rubor que la política debe construirse de la parte al todo. No puede entenderse que un gobierno local se guíe por propuestas mancomunadas que en muchas ocasiones, no son aplicables en su área de competencia y que no tienen más objeto que mostrar unidad de acción del partido madre…

El ciudadano observa, reconoce el problema, se organiza y finalmente se compromete. Busca opciones para su activismo y pretende incorporarse a alguna plataforma para trabajar. Hasta aquí, el proceso es de manual, pero el problema es llevarse la sorpresa de que la mayoría de esas plataformas de representación buscan solucionar sus problemas y no los de aquellos ciudadanos a los que supuestamente dicen representar.

No hay más finalidad que la buena gestión para conseguir el bienestar socio-económico. Pretender la trascendencia personal en unas siglas, sin conseguir aportar cambios, no es ni más ni menos que presunción vacía y traicionar el verdadero valor del servicio a la comunidad.

POLÍTICA ES MORAL.

Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: noviembre 23, 2013

Soy un facha de izquierdas.

“Una virtud simulada es una impiedad duplicada: a la malicia une la falsedad”. San Agustín de Hipona

Difícil resulta trascender con la realidad y como es de sencillo recurrir al tópico para descalificar.

El inicio de esta semana resultó amargo y duro. Recibí fuego directo y en la voluntad de conciliar posturas, me tuve que mantener impávido como un infante en su trinchera. Trinchera, por otra parte, compartida supuestamente por todos aquellos que se autodenominan “progresistas”…Un militante de izquierdas tiene muy claro que las políticas de gobierno han de ser finalistas y de objetivo social. Un buen representante público ha de saber que la llamada sociedad del bienestar depende de los criterios de gestión más justos, pero sin duda para gestionar algo, ese algo debe existir. En este punto empezó la refriega…

¿Cómo acusar a alguien de liberal y conservador por auspiciar la creación de actividad económica?. ¿Qué tiene de reaccionario promover medidas que ayuden a crear trabajo y por ende ingresos?. ¿Qué hay de negativo en afirmar que si no hay empresarios que arriesguen no habrá empleo?. En la opinión de este mílite, nada. En paralelo a lo de la economía la sociedad, y sobre esta la igualdad. Una igualdad mal entendida, pues tras centurias de injusticias y abusos por cuestiones de raza, sexo y credo, un progresista no puede permitir una involución a posiciones del pasado por muy democrático que suene el cacareado “todos somos libres de optar por lo que queramos”. No es cierto y tal como hice hace dos jornadas, procuraré exponer mis razones…

No todo cabe en el Estado de Derecho, por ejemplo, no es de recibo que cuestiones de credo cuestionen a un estado laico, pues si la relación con la Iglesia Católica es vergonzante, tampoco debe admitirse que otras confesiones, bajo el paraguas de la diferenciación cultural, nieguen a las mujeres los derechos de los que disfrutan las de la sociedad de acogida. No puedo entender las posiciones de doble rasero por una postura cool o falsamente contestataria. Lo siento de veras, me crea desazón ver como muchas de las supuestas alternativas progresistas a la política formal, se quedan en esquematismo vacío y argumentan en base a ideas de poco valor práctico. No entiendo el sarpullido que provoca hablar de economía y derechos en base a esfuerzo y deberes.

Necesitamos un cambio de rumbo socio-económico. Unas nuevas reglas para escapar de la economía especulativa y regresar a la de producción y servicios. Crear empleo también es obligación de la izquierda. En cualquier caso, nos damos cuenta de que para los progresistas de antaño y los alternativos de hoy, una cosa es predicar y otra dar trigo.

POLÍTICA ES MORAL

Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest

 

Posted by: | Posted on: noviembre 15, 2013

¡Bienvenidos a Teletubilandia!

Buenos días,

Veréis. Un día hice una prueba increíble, probadlo si podéis. Cogí un “bulletí” y se lo llevé a unos amigos. Les dije: “mirad, aquí vivo ahora”. Ellos me decían:”¡Ala qué CHULO!” Lógicamente no conocen la realidad del pueblo, solo veían en esa revista la falsa realidad que muestra. En nuestro pueblo hay personas con necesidades, que pasan hambre, niños que no tienen comida y familias con impagos de hipotecas, situaciones de las cuales nuestra revista municipal no se hace eco.

Teletubilandia se sostuvo en los primeros años de crisis, como una “burbuja” en medio del desierto. Pero era cuestión de tiempo -de presupuestos-, que terminase por reventar. Mantener esta ciudad cuesta mucho dinero. Nos estamos quedando sin industria, no se venden pisos y hay gente con serios problemas para pagar el IBI, además de otros impuestos. Somos muchos los que estamos viendo cosas que no concuerdan. Vemos que se construyen equipamientos públicos que no se pueden mantener, que los parques cada día están mas deteriorados, y vemos cómo se solucionan las cosas “por las bravas”; si un banco de madera se rompe cada año “prueba a poner un banco como los del canal”. ¿Alguien ha visto un banco del canal roto? Si es así, decírmelo. En 20 años no lo he visto. ¡El mantenimiento es nulo! Pero claro, quizás no es tan “chulo”.

El estado del pavimento de algunas calles, entre ellas la principal, es un desastre. La Avenida Barcelona tiene unos socavones increíbles, la salida del párquing del pabellón Salvador Gimeno está hundida literalmente, el “campo de futbol” de detrás parece un patatal. Intenté jugar a fútbol un día allí y lo dejé por imposible. Además una ciudad que fomenta -dice fomentar- la bicicleta y el coche eléctrico, debería instalar aparcamiento gratuito para bicicletas y puntos de recarga públicos para coches eléctricos. ¡El del cementerio no sirve!

Por cierto, el nuevo instituto (la extensión del Pedrol), quedará muy, muy bonito en unos barracones (sarcásticamente hablando,claro), pero el centro de arte ese que se ha cedido a una entidad privada habría sido quizás un instituto increíble en nuestra ciudad.

Un saludo VECINOS.

Facebook: Alejandro Expósito Piedra

Twitter: @jandrodice

Posted by: | Posted on: noviembre 4, 2013

Prohibir la pobreza.

“Donde no hay caridad no puede haber justicia”. San Agustín de Hipona.

Gobernar no es un privilegio, gobernar es una responsabilidad que supera a la gratificación del cargo por la obligación que conlleva. Así pues, el ciudadano no espera más que integridad en sus representantes, justicia y equidad en las formas y en los hechos, en resumen dignidad y no otra cosa…

En un entorno de crisis galopante, en un declive manifiesto del bienestar social, muchos municipios establecen normativas que alejándose de la asistencia a las personas, criminalizan la pobreza. Ejemplos vergonzantes se nos presentan cada día y preñados de incrédula sorpresa, con rabia contenida nos expresamos.

No cabe duda, cualquier actitud picaresca que linde la delincuencia debe ser controlada y por supuesto sancionada, pero no es de estos casos de los que hablamos. Es de la pobreza real y tangible de la que hemos de preocuparnos, sobre el delito y su represión, normas y protocolos nos sobran.

Sorprende la cantidad de buenistas actos de caridad con los que muchos munícipes rellenan sus agendas. Actos sin duda propagandísticos, ninguna utilidad práctica reportan. Mucho ruido y pocas nueces, palabras vacías y brindis al sol, mentiras manifiestas y ante la ciudadanía, una gran decepción.

Cuando quien el poder detenta, establece normas que contra el derecho atentan, no se merece respeto, tan solo desprecio. Sin duda, debe combatirse la pobreza y la mendicidad, sin duda se deben eliminar de nuestra sociedad, sin duda no debe permitirse que un solo ciudadano rebusque en un contenedor de basuras o alargue su mano pidiendo una dádiva. Pero también, sin duda, no es el camino para ello hacer de la necesidad falta y delito…

Para sorpresa de quien escribe, el gobierno del municipio pretende poner coto a la pobreza visible expulsando a los indignos mendicantes que se atrevan a hollar sus calles. Prohibición de ser miserable como solución a la miseria, escondiendo sin reparo la obligación de proteger a los necesitados, cuando redactan normas, en ellas manifiestan sus pecados y empiezan su penitencia.

Me permito recoger parte de uno de los artículos de las provisionales ordenanzas en referencia a la mendicidad: “si la persona persistiese en su actitud y no abandonase el lugar se procederá a imponerle la sanción que corresponda”…

Sanciones, castigos y no buscar soluciones. Un día pagarán con la pérdida de votos, con la pobreza de poder y mirando su conciencia, frente a nuestras miradas, no sabrán decir nada.

POLÍTICA ES MORAL

Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest

Posted by: | Posted on: noviembre 3, 2013

¿Vampiros? Desenmascarando a Drácula.

“SI NO VALIDES, ENS XUCLES LA SANG A TOTS”. “Perjudiques a la resta d’usuaris i a la resta de la societat”. “SI NO VALIDAS, NOS CHUPAS LA SANGRE A TODOS”.”Perjudicas a los demás usuarios y al resto de la sociedad.”

Un gran eslogan, sin duda alguna. Me quito el sombrero ante el conjunto de cerebros y mucho más frente al ente superior que ha dado el visto bueno. ¿Por qué?, ¿por qué hablar de chupar sangre en los tiempos que corren? Me parece cuanto menos insolidario. El único inconveniente a mi parecer sería que se ha obviado que pudiera ser que al “chupa sangre” no le queda más remedio porque “alguien” (daré pié a la imaginación, para no levantar sospechas) le ha exprimido hasta la última gota de lo que podríamos denominar “persona digna”.

No disculpo a todo aquel oligofrénico que aún pudiendo, no lo hace. Sólo discuto un eslogan dañino en unos momentos en los que todos nos sentimos contentísimos con el panorama actual, cuando nadie se ve afectado por la precariedad de un país donde el verdadero vampiro intenta hacerte creer que el culpable eres tú. A todo esto, sumemos el económico precio de  2€ (unas 330 pesetas) o los 10€ de una T-10. ¿Quién es el vampiro? El salario mínimo interprofesional es de algo más 600€.

Recuerdo cuando se tenía proyectado el tranvía. Entonces todos queríamos un Metro; más rápido y me atrevería a decir que más económico. Quizás hubiese bastado con alargar la línea L5 desde Cornellà. Supongo que no era tan simple o “rentable”. Nuestros políticos decidieron reimplantar el tranvía después de que ya desapareciese, según datos del diario “La Razón”, la TMB arrastra una deuda de 80 millones de euros. Al respecto la propia TMB dice: “tranquilos lo paga la Diputación y la Generalitat”. Pero claro, ¿de dónde sale ese dinero?, ¿tiene algo que ver el impuesto que pagamos todos los residentes por transporte público?

Es algo que estamos pagando entre todos a precio de oro y con un transporte precario. Como algunos usuarios de RENFE que se ven obligados a salir dos trenes antes para llegar cada día puntual al trabajo y a veces ni aún así…

Mi experiencia con el bus hace poco más de un año que finalizó prefiriendo gastarme el dinero en un coche. Me dejaba a 30 minutos andando hasta mi trabajo y por la noche no pasaba ninguno. A no ser que se llamase “taxi”…
¿Alguien se siente identificado? Sería bueno ver que os parece. ¿Por qué se construye una infraestructura que sale tan cara? Pues eso mismo pienso al ver nacer la L9 y la L10 a medias y ya veremos si se acaba…

¡Vamos!, os animo a decir la vuestra. A saber si alguien tiene las mismas sensaciones o qué tan diferente lo ve.

“Será que el Conde Drácula (cada cuál que imagine el suyo) debe ser un maestro en la identificación de vampiros. Y sí, estoy harto de que me chupen la sangre, la ilusión y la esperanza.”

Alejandro Expósito Piedra con colaboración de Alberto C.

Posted by: | Posted on: octubre 25, 2013

Ser o no ser.

Es difícil olvidar los amores de juventud. De hecho, en gran medida configuran las relaciones que establecemos en la edad madura, para bien y para mal…

Algo similar me sucede con el Partit del Socialistes de Catalunya (PSC). Referente durante decenios, hoy es como aquella novia con la que reencuentras transcurridos muchos años y que para la propia sorpresa, reflexionas sobre qué fue lo que vistes en ella para estar tan enamorado.

Toda experiencia enseña, construimos sobre lo vivido y llegando a no estar de acuerdo con ello, no deja de dolernos lo pasado. ¿Qué queda de aquel ejemplo de integración social?, ¿qué queda de la casa común de la izquierda catalana?, ¿dónde recalan ahora los ideales que representaba?. Parece algo en ruinas y a la venta, mientras que los herederos de lo que una vez fue casa grande, perseveran entre las migajas hacer fortuna…

En toda familia hay personas válidas y sobre ellas recae el honor de la familia y su estatus. Como siempre, proteger y servir es tarea ardua cuando aquellos a quienes se sirve te muestran los dientes.

Mañana el PSC celebra su Consejo Nacional. En él, las corrientes “críticas” plantearan la inquietud sobre las listas electorales municipales para el 2015 (esperan muchas dificultades para configurarlas). En base a ello, harán una propuesta de creación de unas llamadas “marcas blancas”, no significadas necesariamente con el partido pero sí auspiciadas por él.

Bien, ser o no ser, he ahí la cuestión. ¿Necesita el PSC hacer malabarismos para estar y no aparecer?, ¿ lo que antes era garantía ahora es desconfianza? Si es así, lo mejor que podrían hacer los que dicen ver la realidad, es afrontarla y cargar de frente. Abandonar el parcheo de la fachada y afrontar la reforma del edificio. Si no es así, se cumplirá lo que hasta la saciedad se ha dicho entre las bases: “cuando no hacemos lo que se debe, llega otro y lo hace por nosotros”.

El espacio electoral transversal socialista se ha roto y mientras se decide quién manda en las estructuras internas, se va perdiendo la calle. Irónicamente ahora el socialismo catalán se enfrenta a enemigos inesperados, Ciutadans les presiona más que CIU o el PP.

Si la propuesta es un malabarismo formal para esconder las siglas y engañar al ojo, van tarde. Ahora deberán asumir la pérdida de mayorías y empezar a hacer política, que los Ayuntamientos tienen dueño y son los ciudadanos…

POLÍTICA ES MORAL

Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest