Hinchazón malsana.

Posted by: | Posted on: febrero 6, 2014

“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”. San Agustín de Hipona.

Cuando hablamos de los políticos, por alguna extraña razón, proyectamos la vista lejos de nuestro entorno y pareciera que opinamos sobre seres extraños a nuestra realidad inmedita. Sin darnos cuenta, por muchas críticas que a la política hagamos,  parece que vemos pero en realidad, ni siquiera miramos…

Es lógico focalizar en los tótems políticos. Hablar de lo mal que lo hace Rajoy, de que ya se veía venir el desastre con Zapatero, que si Griñán y Artur Mas son truhanes que nos toman o tomaron el pelo, no sería faltar a la verdad pero no debería ser lo primero.

Si observar es el principio del hacer, no queda más que concretar sobre lo que nuestras manos alcanzan. Permitir que la gestión de un municipio quede solapada al hacer de la “alta política”, es el principio que Maquiavelo hubiese utilizado para facilitar que muchos gobiernos locales se lavasen las manos.

Es recurrente y hasta resulta cansino, ver que la constante de la ecuación es el siempre salvador “esto no es de nuestra competencia y nada podemos hacer. Por tanto, comprendiendo lo que se demanda, mostramos nuestro apoyo y buscaremos establecer vías de diálogo con las instancias superiores”…

No tan solo nada aporta el discurso vacío, también el observar que las cortes del reino de taifas que llamamos Municipio, derivan hacia la tiranía y se alejan de la sana Democracia. Pues los plenos se convierten en meros trámites de lo que se pacta calladamente fuera de ellos y cada vez aparece más el “yo” y menos el “nosotros”.

Los alumnos aventajados del despotismo pseudo-ilustrado, acumulando legislaturas, han fortificado poltronas y han aprendido a olvidar que aquello que son, depende y dependerá de una cosa desgastada que se llama “voluntad popular”. Demasiada primera persona del singular en discursos e intervenciones, demasiado se escucha ya el “yo hice, propuse o conseguí”. En esa natural asamblea que ciudadanía se llama, mucho tiempo atrás se decía: “Nos, que somos como vos, y juntos más que vos, os elegimos nuestro Señor y Rey si conserváis nuestros derechos y libertades, y si non, non”.

POLÍTICA ES MORAL.
Facebook: Josep Andreu García Cuestas

Twitter: @JosepGarcaCuest





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *