Ser o no ser.

Posted by: | Posted on: octubre 25, 2013

Es difícil olvidar los amores de juventud. De hecho, en gran medida configuran las relaciones que establecemos en la edad madura, para bien y para mal…

Algo similar me sucede con el Partit del Socialistes de Catalunya (PSC). Referente durante decenios, hoy es como aquella novia con la que reencuentras transcurridos muchos años y que para la propia sorpresa, reflexionas sobre qué fue lo que vistes en ella para estar tan enamorado.

Toda experiencia enseña, construimos sobre lo vivido y llegando a no estar de acuerdo con ello, no deja de dolernos lo pasado. ¿Qué queda de aquel ejemplo de integración social?, ¿qué queda de la casa común de la izquierda catalana?, ¿dónde recalan ahora los ideales que representaba?. Parece algo en ruinas y a la venta, mientras que los herederos de lo que una vez fue casa grande, perseveran entre las migajas hacer fortuna…

En toda familia hay personas válidas y sobre ellas recae el honor de la familia y su estatus. Como siempre, proteger y servir es tarea ardua cuando aquellos a quienes se sirve te muestran los dientes.

Mañana el PSC celebra su Consejo Nacional. En él, las corrientes “críticas” plantearan la inquietud sobre las listas electorales municipales para el 2015 (esperan muchas dificultades para configurarlas). En base a ello, harán una propuesta de creación de unas llamadas “marcas blancas”, no significadas necesariamente con el partido pero sí auspiciadas por él.

Bien, ser o no ser, he ahí la cuestión. ¿Necesita el PSC hacer malabarismos para estar y no aparecer?, ¿ lo que antes era garantía ahora es desconfianza? Si es así, lo mejor que podrían hacer los que dicen ver la realidad, es afrontarla y cargar de frente. Abandonar el parcheo de la fachada y afrontar la reforma del edificio. Si no es así, se cumplirá lo que hasta la saciedad se ha dicho entre las bases: “cuando no hacemos lo que se debe, llega otro y lo hace por nosotros”.

El espacio electoral transversal socialista se ha roto y mientras se decide quién manda en las estructuras internas, se va perdiendo la calle. Irónicamente ahora el socialismo catalán se enfrenta a enemigos inesperados, Ciutadans les presiona más que CIU o el PP.

Si la propuesta es un malabarismo formal para esconder las siglas y engañar al ojo, van tarde. Ahora deberán asumir la pérdida de mayorías y empezar a hacer política, que los Ayuntamientos tienen dueño y son los ciudadanos…

POLÍTICA ES MORAL

Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *