SOCIEDAD JUSTA: Participación.

Posted by: | Posted on: marzo 8, 2013
“Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”. Martin Luther King
Siempre la misma opinión, siempre la misma queja: “Todos los políticos son iguales. Se meten en política para robar. Esto no tiene remedio”…
¿Cuándo escucharemos alguna reflexión dirigida a la acción social, a la consecución de cambios por nuestro compromiso como ciudadanos?.
Por muy extraño que nos parezca, nosotros, en nuestro posicionamiento personal, debemos convencernos de que ser Ciudadano es un cargo público en sí mismo. Que nuestro papel no es tangencial en el ecosistema social, que somos jueces y parte, que ostentamos el poder. ¿Cómo articular quejas desde la inactividad y el abandono de los espacios comunes de nuestra sociedad? No queda otra, debemos implicarnos y participar en nuestro entorno para finalmente forzar derivadas que provoquen cambios reales…
Es cierto que existen motivos para el desánimo, no podemos negar el esquematismo vacío de las propuestas políticas tradicionales, pero es necesario por tanto, establecer y desarrollar nuevos modelos de representación y gestión pública. Aun aceptando que la ideología fenezca, es innegable que subyace una idea de interés común. La sociedad del bienestar, en el momento en el que nos encontramos, puede bien identificarse con la buena y trasparente gestión de los recursos públicos al margen de siglas partidistas.
Los partidos orgánicos seguirán procurando que el status quo actual se mantenga. No en vano han convertido la política en una fórmula para garantizar sus cuotas de poder y gracias a ellas, una lucrativa forma de vida. La desconsideración que sufrimos como ciudadanos es fruto del propio sistema, de su incapacidad de dar solución a lo que denominamos “interés común”…
Bien, llegados a este punto, conscientes de lo caduco e injusto de nuestros sistemas de representación, debemos tomar las riendas de nuestro entorno, dotarnos de una nueva realidad. Los grupúsculos sociales que actúen en proximidad generarán, por el principio de subsidiariedad, nuevas sinergias que cual manchas de aceite crezcan hasta “contagiar” estructuras de mayor tamaño y relevancia. Lo que ahora hagamos condicionará nuestro futuro, aquello que consideremos de interés común, lo que nos pueda convertir en una sociedad equitativa y justa.
Tenemos el derecho y la obligación de participar en nuestra comunidad. Podemos dotarnos de capacidad de acción auto-regulada, de espacios comunes, de alternativas alejadas de las decadentes propuestas tradicionales. Podemos optimizar el bienestar público aparcando los intereses de unos pocos y retomar la idea de poder y representación popular.
En cualquier caso, nuestra es la primera y última responsabilidad. Ser y comportarse como ciudadano nos obliga a desarrollar la idea de identidad plural y de pertenencia a nuestro entorno, aquel en el que cada día interactuamos socialmente. Actuando con esta responsabilidad, reconoceremos nuestros derechos y veremos meridianamente clara la obligación de defenderlos.
En resumen, los ciudadanos, debemos tener más y más alcanzables mecanismos de colaboración, acercamiento y control de todo lo relativo a la gestión de los órganos de gobierno.
Somos ciudadanos, somos responsables, debemos participar…
POLITICA ES MORAL
Facebook: Josep Andreu García Cuestas
Twitter: @JosepGarcaCuest

 





One Comment to SOCIEDAD JUSTA: Participación.

  1. Pedro Miguel dice:

    buen comentario con el que comparto totalmente en fondo, pero dicho así parece que el ser ciudadano implica el que tengamos que estar militando en la ciudadania como guardianes de la revolución o de las esencias democráticas, y esto sencillamente no es posible, podemos en un momentos circunstanciales ser muy activos en nuestras reivindicaciones, pero luego el ciudadano lo que desea es dedicarse a su trabajo y a lo que le plazca sin necesidad de estar en guardia todo el día.

    la confianza es algo vital en las relaciones humanas, una persona no puede estar todo el dia con la angustia pensando que su mujer o su marido le está engañando, o que su su socio le está estafando, o que el del banco se quedará con sus ahorros o que …

    Es importantísimo hallar unos medios de control que encienda las alarmas ante los ineptos profesionales que ostenta responsabilidades políticas, y también una justicia que actúe sin contemplaciones contra el político corrupto y los que tratan de protegerle.

    ¿como se consigue esto? no lo sé, quizás en la situación actual a base de movilizaciones, exigiendo a la justicia que actúe contundentemente sobre las organizaciones políticas que a parte de los numerosos casos de corruptelas que tienen en su interior, han hecho de la “financiación irregular” una practica habitual con el consentimiento de sus cúpulas dirigentes, las cuales deverian ir a prisión ipso facto y todos sus cargos representativos cesados inmediatamente. Porque no nos engañemos, la financiación irregular de un partido es delinquir y quien la practica y la consiente son delincuentes que mediante estas prácticas a parte de lucrarse juegan con ventaja en las contiendas electorales respecto a sus rivales por dispones de unos medios económicos que los otro no tienen, por consiguiente se ha de considerar que ningún representante de estos partidos tienen una representación licita.

    Y por otro lado la creación de organismo que controle lo que podíamos llamar “la buena gestión económica” que no pudiera darse el caso como que el gobierno central, una comunidad o municipo en aras a una política populista gaste mucho más de lo que puede en AVES, faraónicos aeropuertos, embajadas, impresionantes polideportivos, etc etc. que todo da una sensación de buena gestión pero que el marrón que han creado con esto no lo van a pagar ells como los responsables de este desaguisado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *