¿Vampiros? Desenmascarando a Drácula.

Posted by: | Posted on: noviembre 3, 2013

“SI NO VALIDES, ENS XUCLES LA SANG A TOTS”. “Perjudiques a la resta d’usuaris i a la resta de la societat”. “SI NO VALIDAS, NOS CHUPAS LA SANGRE A TODOS”.”Perjudicas a los demás usuarios y al resto de la sociedad.”

Un gran eslogan, sin duda alguna. Me quito el sombrero ante el conjunto de cerebros y mucho más frente al ente superior que ha dado el visto bueno. ¿Por qué?, ¿por qué hablar de chupar sangre en los tiempos que corren? Me parece cuanto menos insolidario. El único inconveniente a mi parecer sería que se ha obviado que pudiera ser que al “chupa sangre” no le queda más remedio porque “alguien” (daré pié a la imaginación, para no levantar sospechas) le ha exprimido hasta la última gota de lo que podríamos denominar “persona digna”.

No disculpo a todo aquel oligofrénico que aún pudiendo, no lo hace. Sólo discuto un eslogan dañino en unos momentos en los que todos nos sentimos contentísimos con el panorama actual, cuando nadie se ve afectado por la precariedad de un país donde el verdadero vampiro intenta hacerte creer que el culpable eres tú. A todo esto, sumemos el económico precio de  2€ (unas 330 pesetas) o los 10€ de una T-10. ¿Quién es el vampiro? El salario mínimo interprofesional es de algo más 600€.

Recuerdo cuando se tenía proyectado el tranvía. Entonces todos queríamos un Metro; más rápido y me atrevería a decir que más económico. Quizás hubiese bastado con alargar la línea L5 desde Cornellà. Supongo que no era tan simple o “rentable”. Nuestros políticos decidieron reimplantar el tranvía después de que ya desapareciese, según datos del diario “La Razón”, la TMB arrastra una deuda de 80 millones de euros. Al respecto la propia TMB dice: “tranquilos lo paga la Diputación y la Generalitat”. Pero claro, ¿de dónde sale ese dinero?, ¿tiene algo que ver el impuesto que pagamos todos los residentes por transporte público?

Es algo que estamos pagando entre todos a precio de oro y con un transporte precario. Como algunos usuarios de RENFE que se ven obligados a salir dos trenes antes para llegar cada día puntual al trabajo y a veces ni aún así…

Mi experiencia con el bus hace poco más de un año que finalizó prefiriendo gastarme el dinero en un coche. Me dejaba a 30 minutos andando hasta mi trabajo y por la noche no pasaba ninguno. A no ser que se llamase “taxi”…
¿Alguien se siente identificado? Sería bueno ver que os parece. ¿Por qué se construye una infraestructura que sale tan cara? Pues eso mismo pienso al ver nacer la L9 y la L10 a medias y ya veremos si se acaba…

¡Vamos!, os animo a decir la vuestra. A saber si alguien tiene las mismas sensaciones o qué tan diferente lo ve.

“Será que el Conde Drácula (cada cuál que imagine el suyo) debe ser un maestro en la identificación de vampiros. Y sí, estoy harto de que me chupen la sangre, la ilusión y la esperanza.”

Alejandro Expósito Piedra con colaboración de Alberto C.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *